Buscar
  • CulturaPop

Diferenciarse para cambiar el mundo.

Ser uno menos siempre será mejor que ser uno más en este viaje sinuoso al que llamamos vida, ser raro, distinto, poco convencional, pensar diferente, ser zurdo en un mundo de diestros, ir en contra de la corriente, jugar con muñecas siendo un niño, leer cuando todos están frente a un balón que los hipnotiza, viajar en bicicleta donde la mayoría prefiere un vehículo motorizado, respetar las normas en un país tercermundista, etc; este cúmulo de ejemplos representa perfectamente la excentricidad, que es básicamente escapar del espíritu gregario e ir a tu ritmo, hablando tu ¨idioma¨ ese que quieres comunicar con tu forma de pensar, actuar, vestir, trabajar, producir y que te lleva, con el tiempo, a entender tu propio ritmo.


Lo curioso es que al principio puede doler comprenderse distinto, saber que no perteneces a la media, lo interesante de esto es que con el tiempo es justamente esa distinción la que te convierte en un ser singular, que crea tendencias, que rompe los moldes, que da el siguiente paso, porque se atreve, es por eso que es tan importante incentivar las disparidades de nuestros hijos y subrayar sus virtudes para potenciarlas y hacerlas robustas y eternas.


En este mundo actual donde la hipersegmentación es la reina, surge la necesidad de que las marcas, productos, ideas y/o servicios, busquen a estos seres distintos, estos individuos que escapan de lo convencional y encienden esa luz que los hace llamativos, dispares, divergentes, esa energía que hace querer observar lo que ellos pueden ofrecer y comunicar; y al encontrarlos, conectan sus valores y su cultura con la de ellos, es esa comunión la que consigue el éxito en una campaña de comunicación, ese amalgama poderoso donde se encuentra la imagen disruptiva y la filosofía, lo excéntrico y lo central.


En ese sentido, para poner un ejemplo, hace poco la cadena de fast food, Taco Bell, lanzó una campaña junto a el rapero Lil Nas X, que curiosamente comenzó limpiando pisos en dicha organización, lo interesante de esto es como la la actitud, look y expresión corporal de Lil, llegaron a empatar perfectamente con lo que la marca necesitaba comunicar, promocionando irreverentemente sus desayunos y ¨volandonos la cabeza¨ con ese estilo y actitud transgresora.


Pasa lo mismo frente a un escenario, cuando estás delante a una performance lo que tus sentidos ansían es ser sorprendidos, enamorados, tener un ¨extraterrestre¨ frente a ti, es como si quisiéramos ser atrapados por esa vorágine de sensaciones que se produce cuando ves algo que impacta y rompe lo establecido, esa necesidad natural que todos tenemos de salir de la media, se refleja en eso que estamos observando y que nos tiene fascinados como polilla a la luz.


Por eso subrayemos, reforcemos, y focalicemos nuestras diferencias en relación al resto, que son en gran medida lo que nos hace quienes somos, seres únicos e irrepetibles.


De manera que siempre será mejor ser uno menos que uno más.


Mauricio Martínez Muñiz

71 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo