Buscar
  • CulturaPop

Fuera de la caja


Los antiguos decían: ¨si te encuentras en un navío, en medio del océano y se inicia una poderosa tormenta, lo único que puede salvarte la vida es aferrarte muy fuerte al mástil principal¨, esta metáfora explica perfectamente que en cualquier situación de crisis que se pueda vivir, la idea es ir hacia el lugar más seguro y esperar que esta tempestad amaine.

Los seres humanos estamos expuestos a una serie de borrascas que se producen a lo largo de nuestra vida, revoluciones que nos llevan a entender el mundo de manera diferente y comprender que lo único constante es el cambio, nuestra especie en los últimos siglos ha experimentado giros que nos ¨volaron la cabeza¨, como por ejemplo las últimas cuatro revoluciones industriales:

  • La primera producida entre 1750 y 1850 en Inglaterra, Francia, Bélgica y Alemania con su principal invento: la máquina a vapor, usando como fuente de energía el carbón.

  • La segunda desarrollada entre 1850 y 1945 en EEUU, Europa y Japón, teniendo como creaciones fundamentales: el automóvil, la radio y televisión, empleando como principal recurso energético el petróleo.

  • La tercera que floreció entre 1945 y 2014 en todos los países con sociedades consolidadas, con creaciones tan importantes como el cohete espacial, la computadora, el teléfono celular y este universo paralelo al que llamamos internet, utilizando la energía nuclear como principal fuerza motora.

  • Y esta cuarta que se viene produciendo y que estamos viviendo en este momento que ya no se desarrolla - como antes - en países; sino ahora, en plataformas cibernéticas como Facebook, Youtube, Twitter, etc. sirviéndose del sol como origen energético.

En cada uno de estos espacios temporales que la historiografía ha explicado a profundidad, nos encontramos con la creatividad e innovación como capacidades llenas de valor que se convierten en ese ¨mástil¨, del que hablaban los antiguos.

Mientras más crecemos como especie la inventiva adquiere más y más importancia, por cierto, el Foro Económico Mundial, predijo que para el 2020 la creatividad sería una de las 3 habilidades más demandadas e importantes, pues los empleadores están en la búsqueda de personas creativas que aporten ideas y soluciones disruptivas para las organizaciones que se tienen que adecuar a lo volátil del mercado.

En ese sentido, Claudia Olivares, nos cuenta que el estudio ‘The Future of Works and Skills in 2030’ realizado por la Comisión para el Empleo y las Competencias del Reino Unido, explica que para el 2030 la creatividad y la innovación serán la principal solución para la rentabilidad de los negocios.

Igualmente, el estudio ‘Innovation matters’ realizado por PA Consulting Group sobre la innovación en los negocios, señala que el 66 % de los altos ejecutivos en el mundo aseguran que sus empresas no sobrevivirían sin la innovación.

Es decir, la única forma de mantenernos a flote en este mundo de constante transformación, es vivir en el territorio de la creatividad e innovación, dos conceptos complementarios y fundamentales (que fueron y serán siempre nuestro ¨mástil¨), en el ayer, el hoy y el siempre.

Por eso salte de la caja.

Mauricio Martínez Muñiz

42 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo